Historia
06 Jul 2022
By: Zinnia Martínez

Sachi Durán llevaba 13 años trabajando doble turno como enfermera en un hospital en la ciudad de Maracay, Venezuela, pero el sueldo no alcanzaba para cubrir las necesidades básicas del hogar. Además, la violencia no daba tregua y no encontraba medicinas para su niño pequeño.  Junto con su esposo y sus dos hijos, Sachi decidió migrar a República Dominicana, y en 2016 llegó a Boca Chica, un pequeño pueblo a las orillas del mar Caribe, vecino al Aeropuerto Internacional de Las Américas, y puerto de llegada de la gran mayoría de los 114 mil migrantes venezolanos que residen en el país.

“En principio pensaba ejercer mi carrera y traje todos mis documentos legalizados y apostillados, pero el no tener una visa, al no estar regular en el país, se me hizo muy difícil conseguir empleo como enfermera, así que decidimos emprender”, explica Sachi quien ha tenido que recorrer las calles de Boca Chica vendiendo comida de la mano de sus hijos.

“Cuando fuimos entendiendo lo que les gusta a los dominicanos e identificamos que podía ganarme la vida dando masajes y aplicando tratamientos estéticos, empezamos a capacitarnos en el área.” Su amplia experiencia como enfermera en terapia intensiva y emergencias le han facilitado el aprendizaje.

Los inicios de su pequeño emprendimiento fueron en una habitación de su apartamento, donde tiene habilitado un espacio especial y sueña con mudarse a un local y poder contratar personal que la apoye. “El que quiere puede” subraya Sachi, quien dice que en el ahorro y los sacrificios ha estado la clave para ir poco a poco creciendo y sumando equipos y servicios a su centro de estética.

A los 7 meses de haber llegado a República Dominicana conoció a la autoridad municipal de la Defensa Civil y junto a su esposo se ofrecieron como voluntarios. Hoy en día, Sachi lidera una de las organizaciones de migrantes (Venezolanos Tricolor) que forman parte de los aliados de la Organización Internacional para las Migraciones para la orientación en el Plan de Normalización para venezolanos que implementa el gobierno dominicano desde abril 2021.

“Las ventanillas de orientación gratuita han sido un punto focal increíble, un gran acompañamiento para todos los venezolanos que se han sumado al proceso… y para nuestra asociación ha sido un gran respaldo porque el hecho de estar en una ventanilla con el apoyo de organizaciones internacionales da mucha confianza a la gente y nos ha permitido identificar casos de vulnerabilidad y ayudar a cientos de paisanos venezolanos… es una satisfacción increíble”.

A Sachi siempre le ha gustado ayudar, desde muy joven formaba parte del voluntariado de la Cruz Roja Juventud y desde su llegada a Boca Chica su carisma, empatía y gestos de solidaridad, la han ayudado a convertirse en líder de la comunidad venezolana en esa población.

En octubre, Sachi obtuvo su permiso de trabajador temporero, el tercer y último paso del Plan de Normalización Migratoria para venezolanos (PNV) en República Dominicana. Ahora puede decir que se siente segura y estable en este país para seguir produciendo y prosperando con su emprendimiento.

“Saber que ahora podemos movernos con libertad, que tenemos cuenta bancaria, que estamos asegurados, que mis hijos tienen educación … me da una gran tranquilidad, puedo sentirme optimista” destaca Sachi.

SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES